¿Es peligrosa? Científicos revelan que la Estrella de Barnard es poco hospitalaria con la vida; es la más cercana a la Tierra

0
36

Los planetas que orbitan cerca de las estrellas más abundantes y duraderas de nuestra Vía Láctea, las enanas rojas, pueden ser menos hospitalarios para la vida de lo que se pensaba. Aquí te contamos lo que sabemos.

Un nuevo estudio que utilizó el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y el Telescopio Espacial Hubble examinó la enana roja llamada Estrella de Barnard, que tiene unos 10 mil millones de años, más del doble de la edad actual del Sol.

Las estrellas enanas rojas son mucho más frías y menos masivas que el Sol, y se espera que vivan vidas mucho más largas porque no queman su combustible tan rápido. La estrella de Barnard es una de las estrellas más cercanas a la Tierra a una distancia de solo 6 años luz.

Las enanas rojas jóvenes, con edades inferiores a unos pocos miles de millones de años, son conocidas como fuertes fuentes de radiación de alta energía, incluidas explosiones de luz ultravioleta y rayos X. Sin embargo, los científicos saben menos sobre la cantidad de radiación dañina que emiten las enanas rojas más adelante en su vida.

Las nuevas observaciones concluyeron que aproximadamente el 25% de las veces, la estrella de Barnard desencadena llamaradas abrasadoras, que pueden dañar las atmósferas de los planetas que la orbitan de cerca. Si bien su único planeta conocido no tiene temperaturas habitables, este estudio se suma a la evidencia de que las enanas rojas pueden presentar serios desafíos para la vida en sus planetas.

«Las enanas rojas son los tipos de estrellas más numerosos y su pequeño tamaño las hace favorables para estudiar planetas en órbita. Los astrónomos están interesados en comprender cuáles son las perspectivas de los planetas habitables alrededor de enanas rojas «, explica en un comunicado Kevin France de la Universidad de Colorado en Boulder, quien dirigió el estudio.

«Barnard es un gran estudio de caso para aprender sobre lo que sucede alrededor de las enanas rojas más viejas en particular».

Las observaciones del Hubble del equipo de investigación de la estrella de Barnard, tomadas en marzo de 2019, revelaron dos llamaradas ultravioleta de alta energía, y las observaciones de Chandra en junio de 2019 descubrieron una de rayos X. Ambas observaciones duraron unas siete horas.

«Si estas instantáneas son representativas de lo activa que es Barnard, entonces está bombeando mucha radiación dañina», dijo el coautor del estudio Girish Duvvuri, también de la Universidad de Colorado.

«Esta cantidad de actividad es sorprendente para una vieja enana roja».

Luego, el equipo estudió lo que significan estos resultados para los planetas rocosos que orbitan en la zona habitable, la zona donde podría existir agua líquida en la superficie de un planeta, de una enana roja como la estrella de Barnard.

Es probable que cualquier atmósfera formada al principio de la historia de un planeta de zona habitable haya sido erosionada por la radiación de alta energía de la estrella durante su volátil juventud. Más adelante, sin embargo, las atmósferas de los planetas podrían regenerarse a medida que la estrella se vuelve menos activa con la edad.

Este proceso de regeneración puede ocurrir por gases liberados por impactos de material sólido o gases liberados por procesos volcánicos. Sin embargo, la avalancha de llamaradas poderosas como las que se informan aquí, que ocurren repetidamente durante cientos de millones de años, pueden erosionar cualquier atmósfera regenerada en planetas rocosos en la zona habitable.

Esto reduciría la posibilidad de que estos mundos alberguen vida. Debido a estos sorprendentes hallazgos de llamaradas, el equipo consideró otras posibilidades de vida en planetas que orbitan enanas rojas antiguas como la estrella de Barnard. Aunque es posible que los planetas en la zona habitable tradicional no puedan mantener sus atmósferas debido a las llamaradas, los astrónomos pueden extender sus búsquedas de planetas a mayores distancias de la estrella anfitriona, donde las dosis de radiación de alta energía son menores.

A estas distancias mayores, es posible que un efecto invernadero de gases distintos al dióxido de carbono, como el hidrógeno, permita que exista agua líquida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here