Santa Cruz Guadalupe, peor imposible; claman vecinos por la intervención del Gobernador y de la Presidenta Municipal de Cuautlancingo

0
1676

⁃ Impone Iliana Barroeta Pérez a su empresa favorita de “seguridad” y los vecinos ¡encuentran durmiendo a los “vigilantes” en su primera noche!
⁃ Filas interminables para ingresar a un fraccionamiento que fue de los mejores de Puebla

Por AMPARO MENCHACA

Y sigue la mata dando. En su empecinado afán de mantener el control de las cuotas de 320 familias, la mesa directiva ignora el clamor de la mayoría y termina contratando a SERVICEP, empresa que carece de la certificación y experiencia exigidas por ley, en detrimento de la seguridad del fraccionamiento.

Insensibles al repudio de sus vecinos, los integrantes de la mesa directiva insisten en permanecer en sus “cargos honoríficos” pese a que los resultados de su gestión no podrían ser peores.

Filas de hasta 30 minutos para el ingreso de proveedores y visitantes.

Calles sucias e intransitables, áreas comunes abandonadas, vigilancia deficiente, demandas legales pendientes, incumplimiento de órdenes judiciales, entre otras irregularidades, es el saldo de una administración caótica y con cero transparencia, que viola un día sí y al siguiente también la Ley de Fraccionamientos, concebida para dotar de seguridad jurídica y orden básico la convivencia vecinal en estos espacios.

El tema llama la atención de todos porque en Santa Cruz Guadalupe viven familias muy destacadas del estado y resulta muy difícil aceptar la tolerancia oficial hacia una mesa directiva empeñada en afectar no sólo los intereses sino incluso la propia seguridad de sus supuestos representados.

El domicilio de SERVICEP: una barda.

Las cosas han llegado al grado de que los vecinos que rechazan la contratación de SERVICEP, SA de CV, con domicilio al interior del fraccionamiento y presuntamente ligada con Iliana Barroeta, se han organizado para vigilar a los vigilantes de la nueva empresa (tan nueva que hace menos de un mes contrató indiscriminadamente, sin examen alguno) al personal que en su primera noche fue sorprendido durmiendo en las casetas de control.

Con la evidencia, salen sobrando los cuestionamientos de la mesa directiva a este periódico y específicamente a esta reportera, por exponer la inseguridad que deriva de las decisiones arbitrarias de Iliana Barroeta y su Comité de Seguridad -cuyos integrantes no conoce ninguno de los colonos inconformes- luego de la denuncia presentada por el Grupo Bazvic por presunto cohecho al exigirles un porcentaje de su contrato para renovarlo.

Contrataciones de última hora, de los «vigilantes durmientes».

Pese a todo, los vecinos inconformes no cejan en su intento de librarse de una mesa directiva que con el pretexto de la pandemia extendió ilegalmente su periodo y recaban firmas para presentarlas ante las autoridades correspondientes, mientras siguen exigiendo auditoría y rechazando a “la empresa de los vigilantes durmientes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here