La tuberculosis y los niños

0
251

La tuberculosis (comúnmente conocida como «TB») es una enfermedad provocada por la bacteria Mycobacteriumtuberculosis. Infecta principalmente los pulmones, aunque también puede afectar otros órganos.

Cuando una persona con TB, que no ha recibido tratamiento, tose o estornuda, el aire se llena de gotitas que contienen la bacteria. La inhalación de estas gotitas infectadas es el modo más usual en que una persona puede contraer TB.

Signos y síntomas

En los niños y lactantes mayores, la infección de tuberculosis latente (latent tuberculosis infection, LTBI), la primera infección con la bacteria de tuberculosis, por lo general, no produce signos ni síntomas. Además, las radiografías de tórax no muestran ningún signo de infección.

En la mayoría de los casos, solo una prueba cutánea de tuberculina (que se utiliza para determinar si una persona fue infectada por la bacteria de tuberculosis) dará un resultado positivo, lo que indica que el niño está infectado. Por lo general, los niños que tengan un resultado positivo en la prueba de tuberculina, incluso aunque no muestren signos de la enfermedad, necesitarán recibir medicamentos.

Esta infección primaria generalmente se resuelve sola a medida que el niño desarrolla inmunidad durante un período de 6 a 10 semanas. Pero, en algunos casos, puede evolucionar y diseminarse por los pulmones (tuberculosis progresiva) o hacia otros órganos. Esto provocará signos y síntomas, como fiebre, pérdida de peso, fatiga, pérdida del apetito y tos.

Otro tipo de infección se denomina reactivación de la tuberculosis. Aquí, la infección primaria se resolvió, pero la bacteria permanece latente o en hibernación. Cuando las condiciones se hacen favorables (por ejemplo, por una menor inmunidad), la bacteria se activa.

La tuberculosis en los adultos y niños mayores puede ser de este tipo. El principal síntoma es fiebre persistente y sudor durante la noche. Después de esto pueden seguir la fatiga y pérdida de peso. Si la enfermedad evoluciona y se forman cavidades en los pulmones, la persona podría tener tos y producción de saliva, mucosidad o flema que pueden contener sangre.

Prevención

La prevención de la TB depende de lo siguiente:

  • Evitar el contacto con aquellas personas que tienen la enfermedad activa
  • Consumir medicamentos como medida de prevención en los casos de alto riesgo
  • Mantener un buen nivel de vida

Si tienes dudas o requieres mayor información, acércate a los especialistas del portal Pediatras en Mérida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here