La Juguera de Akil, embargada

0
128
Una parte de la maquinaria de la Juguera de Akil está embargada por una sentencia de un juicio mercantil que promovió el citricultor y presidente del Consejo Citrícola Yucateco, Lorenzo Alvarado y Sosa, por una deuda de 4 millones de pesos.

Pero esa deuda, según consideró Alvarado y Sosa, quizá ya se cuadriplicó por los costes que ha generado el incumplimiento del fallo que emitió el Juzgado Segundo Mercantil respecto al expediente 1776/2016.

Para garantizar la cantidad demandada, el promovente informó que ya preparó un equipo de mecánicos y grúas para desmantelar una parte de la maquinaria y equipos, la cual vendería para cobrar la deuda de la juguera. Sin embargo, todavía no ejecuta el aseguramiento porque el gobierno del Estado se niega a proporcionar la fuerza pública para cumplir el exhorto del juzgado.

El gobierno, en desacato

De acuerdo con documentación que mostró Alvarado y Sosa, el 26 de abril de 2019 el Juzgado Segundo Mercantil por medio de su Actuario exhortó a la persona moral demandada, Unión de Ejidos Citricultores del Sur, propietario de la planta industrial, para que entregue los bienes inmuebles embargados a la depositaria María Elena Ávila Hernández, si fuera necesario haciendo uso de la fuerza pública.

La fuerza pública la ha negado el Ejecutivo estatal para darle cumplimiento al embargo judicial, por lo que Alvarado y Sosa promovió un juicio de amparo que fue a su favor, pero ni así el Ejecutivo autoriza y proporciona la fuerza pública policiaca para cumplir esta sentencia.
El 26 de febrero de 2021 el Juzgado Tercero de Distrito, con sede en Mérida, realizó la audiencia constitucional sobre la autorización de la fuerza pública, pidió los informes justificados de ambas partes, pero el Ejecutivo no rindió su informe justificado, aun cuando estuvo debidamente notificado, por lo que concedió la protección de la justicia federal al promovente.

“El gobierno estatal está en desacato, no me ha dado la fuerza pública que autorizó el juez federal y tampoco quiere mediar para resolver este problema legal y financiero”, dijo Lorenzo Alvarado en entrevista. “Estoy en espera de que el juzgado federal acuerde las acciones para que el gobierno cumpla con la petición de otorgar la fuerza pública para ejecutar el embargo en la Juguera de Akil”.

Activos por 100 millones de pesos

Alvarado y Sosa recordó que la planta industrial Juguera de Akil tiene instalaciones y maquinarias valuadas en aproximadamente $100 millones, por lo que solo aseguraría y desmantelaría una parte de la maquinaria y equipos, pero si eso ocurriera paralizaría las labores de la planta procesadora porque perdería parte de su equipo de producción.

Y la única forma de evitar el aseguramiento sería que el demandado pague o negocie la forma de liquidación de la deuda, condición que no cree que suceda porque la directiva de la Unión de Ejidos argumenta que esta asociación de producción ya desapareció y que la Juguera de Akil es propiedad de un particular.

Eso no lo cree Lorenzo Alvarado porque no se ha demostrado con documentos que la planta industrial es de un particular. Incluso, productores y él mismo solicitaron al actual gobierno estatal que aclare la situación legal y patrimonial de la juguera, pero no lo ha hecho.

En octubre de 2018, representantes de la Unión de Ejidos pidieron por escrito al gobernador Mauricio Vila Dosal, con 10 días en el cargo, aclarar la situación y propiedad de la planta procesadora de cítricos.

“¿De quién es la Juguera de Akil?”

Y se preguntó: “¿De quién es la juguera actualmente?, Si es verdad que la vendieron, ¿quién autorizó la venta?, Dónde está el dinero de esa venta?”.

Lorenzo Alvarado quiere que se esclarezca la situación de la Juguera de Akil por lo que no desistirá del embargo para recuperar los recursos que le debe la planta.

La deuda, aseguró, está totalmente respaldada por pagarés y documentos y por ello el juzgado mercantil decretó el embargo, además, continuará gestionando la intervención del gobierno del Estado porque también ha destinado dinero público para el funcionamiento de la planta en apoyo de los productores de cítricos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here