Japón se lleva el Masters

0
44

Sufriendo hasta el último tiro, Hideki Matsuyama conquistó la 85ª edición del Masters de Augusta y se convirtió en el primer nacido en Japón en alzar un título de Grand Slam del golf masculino. Previamente, las mujeres Hisako Higuchi había ganado en 1977 el Campeonato LPGA e Hinako Shibuno había logrado en 2019 el British Open, pero Matsuyama es el primer hombre en encumbrarse.

Hideki resistió en el liderato que había alcanzado el sábado y cerró en el Augusta National con una ronda final de 73 golpes que le dio una ventaja final de solamente un golpe sobre el debutante estadunidense Will Zalatoris.

Matsuyama, vigesimoquinto del ranking de la PGA, es el primer jugador asiático que se enfunda la chaqueta verde del Masters y el segundo en alzar un título de Grand Slam, después del surcoreano Yang Yong-eun en el Campeonato de la PGA de 2009.

El japonés concluyó el torneo con un acumulado de 278 golpes, 10 bajo par, uno por debajo de Zalatoris, que buscaba ser el primer debutante en ganar el emblemático torneo desde 1979.

A dos golpes concluyeron los estadunidenses Jordan Spieth y Xavier Schauffele, quien hacía pareja con Matsuyama y llegó al final con opciones hasta cometer un triple bogey en el hoyo 16. El español Jon Rahm, tercero del ranking mundial, protagonizó la mejor ronda del día, con 66 golpes, seis bajo par, que lo proyectaron al quinto lugar final.

Final de infarto

El japonés inició el domingo con una ventaja de cuatro golpes, pero dramáticamente vio cómo ésta se redujo a solo uno al enviar su primer golpe a los árboles y cometer un bogey en el primer hoyo.

No obstante, Matsuyama resistió y se recompuso rápidamente con un birdie en el segundo hoyo. Mientras sus rivales se tambaleaban, Hideki salvó el par en el quinto hoyo con un putt de 6 metros y utilizó un hábil toque con los hierros cortos para conseguir birdies en el octavo y noveno.

El japonés llegó entonces a tener cinco golpes de ventaja, pero entre el hoyo 12 y el 16 pasó por su peor momento, al sumar tres bogeys y enviar un par de pelotas al agua, lo que disparó la tensión en el Augusta National.

Con cuatro birdies seguidos entre los hoyos 12 y 15, Schauffele se colocó a dos golpes de distancia y llenó todo de nerviosismo, pero Xander arruinó su remontada en la bandera 16, pues envió la pelota al agua y así cometió su primer triple bogey en los 1,042 hoyos que ha disputado hasta ahora en torneos de Grand Slam.

Con Schauffele alejado, Matsuyama ya solo pugnaba contra sus nervios y hasta se pudo permitir cometer un bogey sin exigirse el par en el último hoyo para así poder, con tranquilidad, asegurar el trofeo y recuperar la sonrisa.

Matsuyama se hizo de un premio de 2.07 millones de dólares, pero sobre todo, se ha ganado un lugar preminente en la historia del deporte japonés, pues hasta ahora los mejores resultados del golf nipón eran dos subcampeonatos de major: Isao Aoki en el US Open 1980 y el propio Hideki en el mismo torneo en 2017.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here