Balea policía a afroestadunidense; se reavivan disturbios

0
78
La policía disparó por la espalda a un hombre negro en el condado de Kenosha, Wisconsin, el domingo pasado por la tarde, al reavivarse las protestas contra el racismo y la violencia policial que han sacudido al país en los últimos meses.

Dos agentes fueron suspendidos y una investigación se abrió luego de que Jacob Blake, de 29 años, resultó gravemente herido tras recibir siete disparos en la espalda, lo que desató disturbios y la imposición de un toque de queda en esta ciudad del norte de Estados Unidos.

La víctima fue sometida a una cirugía de emergencia en un hospital de Milwaukee, unos 40 kilómetros al norte de donde ocurrieron los hechos.

El incidente, ocurrido tres meses después de que el afroestadunidense George Floyd murió asfixiado por un policía blanco en el vecino estado de Minnesota, recibió la enérgica condena del candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Un video que se hizo viral en redes sociales muestra cómo un hombre negro es seguido por dos policías blancos armados mientras se dirige a una camioneta gris. Cuando abre la puerta e intenta sentarse en el asiento del conductor, uno de los uniformados lo toma por la camiseta y le dispara varias veces por la espalda.

Las autoridades no aclararon si el otro policía también disparó.

Ben Crump, abogado de derechos civiles que representa a la familia de Floyd y tomó la defensa de Blake, indicó que los tres hijos de la víctima, de tres, cinco y ocho años, estaban en la camioneta y que el hombre sólo trataba de calmar un incidente doméstico.

Cuando se alejó para ver cómo estaban sus hijos, la policía le disparó por la espalda, detalló.

Quedarán traumados para siempre. No podemos permitir que los policías violen su deber de protegernos. ¡Nuestros niños se merecen algo mejor!, tuiteó Crump.

La policía del condado de 100 mil habitantes informó que los agentes atendían una denuncia sobre una disputa doméstica.

En Kenosha hubo manifestaciones y enfrentamientos con la policía el domingo por la noche, según imágenes publicadas por el Milwaukee Journal Sentinel.

Luego de que estallaron los disturbios las autoridades locales declararon el toque de queda, a partir de las ocho de la noche.

La poderosa Unión Estadunidense por las Libertades Civiles denunció lo sucedido como otro acto repugnante de brutalidad policial.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, convocó a la Guardia Nacional ante el temor de otra jornada de protestas violentas.

Raysean White, de 22 años, quien dice ser quien grabó el video, aseguró haber visto a Blake riñendo con tres policías y escuchó gritos de suelta el cuchillo, suelta el cuchillo antes de los disparos. Añadió que no vio a nadie con un arma blanca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here